CON LA POETISA RAQUEL LANSEROS

Por Encarnación Sánchez Arenas

Raquel Lanseros (Jerez de la Frontera, 1973)  es una poeta y traductora española que obtuvo el Premio de la Crítica  2019 en la categoría de poesía. Son sus poemarios Leyendas del promontorio (2005), Diario de un destello (2006), Los ojos de la niebla (2008), Croniria (2009), Las pequeñas espinas son pequeñas (2013) y Matria (2018).

Remedios Sánchez García en su obra Así que pasen treinta años…Historia interna de la poesía española contemporánea (1950-2017), dentro de ediciones Akal (2018), encuadra a Raquel Lanseros dentro de los grupos generacionales que menciona: “Por ejemplo, visto desde este punto de vista, se justifica en Espa­ña la Generación del 50 (Barral, Gil de Biedma, Goytisolo, Claudio Rodríguez, Brines), la Generación del 80 (García Montero, Felipe Benítez Reyes y Javier Egea) y la que yo denomino Generación de 2010, conformada por los dos grupos estéticos fundamentales; por un lado, Poesía ante la Incertidumbre (Fernando Valverde, Raquel Lanseros, Daniel Rodríguez Moya, por citar tres poetas); y, por otro, la Estética del Fragmento (J. C. Abril, Luis Bagué y Rafael Espejo, etc.); a medio camino, se encuentran otros autores tan heterogéneos como Antonio Lucas, Ana Merino, Pablo García Casado…”

Según Remedios Sánchez García (2018), Fernando Valverde, Raquel Lanseros y Daniel Rodríguez Moya tienen dos características esenciales que los unen: su compromiso con el entorno socio­ histórico en que se desarrollan sus poemas y su preocupación por utilizar un verso comprensible y a la vez cuidado, cargado de múltiples sentidos, con la emoción compartida como vínculo directo.

El balance que hace José Sarria de Raquel Lanseros, en Sur. Revista de literarura, nº 10, sobre Esta momentánea eternidad. Poesía reunida (2005-2016) es el siguiente: “es una voz que trasciende del instante por el efecto lírico de anulación de la temporalidad. Su palabra se instala en un universo en donde ha logrado detener el fluir del tiempo, confundiendo pasado y presente y transformando la memoria en texto”.

Para Remedios Sánchez García (2018), Raquel Lanseros con Matria trasciende el símbolo humanizándolo, haciéndolo cercano, pues une pensamiento con sentimiento. Por su parte Carmen Medina Puerta también en Matria [Artifara 20.2 (2020)] indica que su sentido de la maternidad se manifiesta desde el inicio del libro, como podemos leer en “La loca más cuerda”. Este pórtico, como un autorretrato alegórico, evidencia su profundo carácter meditativo pues plantea las grandes cuestiones que han preocupado  al ser humano: la muerte, la transcendencia, el porvenir y la política: /Hemos venido al mundo para aprender a soportar los dardos del mal /Hemos venido al mundo para aprender los jardines del bien./ Hemos venido al mundo para comprender la diferencia entre ambos./ Hemos venido al mundo para decidir/en cuál de los dos bandos integrarnos/para que la Tierra con su extraño equilibrio/ se siga manteniendo/ siempre en órbita./. (Lanseros, 2018: 105).

(PUBLICADO EL 11-08-2021 EN EL DIARIO JAÉN)

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print
error: Content is protected !!